Cómo elegir tableros para bricolaje, carpintería y construcción

Los tableros de madera y derivados son el material esencial para realizar proyectos de carpintería, ebanistería y reformas en el hogar. La oferta actual es muy amplia y es imprescindible conocer bien los distintos materiales para saber cuál elegir para cada trabajo. Con esta completa guía no tendrás problema para distinguir sus características y escoger el tablero ideal.

Cómo elegir tableros

Tableros de madera y tableros de derivados

La madera es el material de bricolaje por excelencia. Utilizada por el hombre desde hace miles de años, es natural, bella, maleable, sostenible y fácil de manejar. Los tableros que se emplean actualmente pueden ser de dos tipos: de madera maciza o de derivados de la madera.

  • Tableros de madera maciza: se obtienen serrando los troncos de los árboles en sentido longitudinal. Tras someterlos a un proceso de secado, los tableros se cepillan y tratan para su utilización.
  • Tableros de derivados de la madera: se fabrican con serrín, virutas o chapas de madera. El material se encola o aglutina con resinas para formar los tableros. Son más económicos y sostenibles, ya que para fabricarlos se aprovechan los materiales sobrantes del procesado de la madera.
Cómo elegir tableros

Tableros de madera maciza

Los tableros de madera maciza se obtienen de distintos tipos de árboles. Se pueden clasificar de dos maneras: según su procedencia y según el tratamiento al que se hayan sometido.

Tableros de madera maciza según su procedencia

Hay dos tipos de tableros: de madera de coníferas y de maderas nobles. Los más habituales son los que se confeccionan con madera de coníferas, como el pino o el abeto.

  • Pros: Son maderas abundantes y fáciles de trabajar. Son económicos y los hay en distintos formatos, tamaños y grosores. También hay tableros de pino y abeto tratados para soportar la humedad.
  • Contras: Son más blandas, menos resistentes y más deformables que las maderas nobles. Su color es claro y hay poca variedad de tonos. Si no están tratadas pueden sufrir ataques de carcoma o de hongos.
Cómo elegir tableros

Por otra parte tenemos los tableros de maderas nobles. En este grupo entran especies como el roble, el cerezo, el nogal, la caoba… Es importante que procedan siempre de bosques sostenibles.

  • Pros: Las maderas nobles son muy atractivas y despliegan una amplia variedad de tonos profundos y cálidos (rojizos, dorados, pardos…). Son densas y duras, permitiendo tornear y tallar los tableros para crear formas. Son más resistentes frente a la carcoma que las maderas de coníferas.
  • Contras: Los tableros de maderas nobles son más difíciles de encontrar que los de coníferas. Son bastante más costosos y también más duros a la hora de trabajarlos.

Tableros de madera maciza según su tratamiento

Los tableros de madera maciza pueden ser de tres tipos, dependiendo del proceso al que hayan sido sometidos tras su obtención. Serían los siguientes:

Tableros de madera cepillada: En estos tableros, la madera ha sido cepillada con máquinas para obtener una superficie lisa y lista para trabajar. Llevan los cantos rectos y a escuadra. Son los más empleados en bricolaje y carpintería.

Cómo elegir tableros

Tableros de madera en bruto: Estos tableros se inspiran en la tendencia decorativa RAW, que crea ambientes donde la presencia de los materiales en bruto es protagonista. Son tableros con la superficie cepillada y los cantos en bruto. Resultan perfectos para construir muebles con personalidad resistentes y atractivos.

Cómo elegir tableros

Tableros alistonados: En este caso, los tableros confeccionan con listones de madera cortos y encolados entre sí que forman una superficie continua. Por su grosor suelen emplearse para encimeras de cocina, barras y mesas de gran tamaño. Este método de fabricación permite abaratar los tableros de maderas nobles como el nogal o la caoba.

Cómo elegir tableros

Tableros de derivados de madera

Frente a los tableros de madera maciza, los que se confeccionan con derivados de la madera ofrecen una gran variedad. Su fácil manejo y su precio los convierten en la mejor opción para muchos trabajos de mejoras en el hogar. Aglomerados, contrachapados, MDF, melamina… Te contamos “quién es quién” en el mundo de los tableros de derivados de la madera.

Cómo elegir tableros

Tableros de contrachapado: Por su versatilidad y su buena resistencia frente a la deformación, los tableros de contrachapado son un clásico en el mundo del bricolaje. Se confeccionan con finas chapas de madera unidas entre sí con adhesivos, formando capas a modo de sándwich. Las maderas van colocadas en sentido alterno (al hilo y a contrahílo), de manera que las tensiones se contrarrestan. Esto hace que los tableros no se deformen con el tiempo. Son perfectos para construir interiores de armarios, estructuras de camas y muebles que después se vayan a pintar, pero no son adecuados para muebles barnizados, torneados o tallados.

Cómo elegir tableros

Tableros MDF: Son los tableros más populares hoy día para todo tipo de proyectos. Están fabricados con serrín de madera de densidad media (de ahí su nombre en inglés: Medium Density Fibreboard) mezcladas con una resina que lo aglutina. Los hay también de alta densidad, para proyecto específicos, en este caso reciben el nombre de Hight Density Fibreboard (HDF). Son tableros muy económicos y resistentes, con una superficie lisa y suave fácil de pintar, incluso para acabados lacados. Aguantan bien el paso del tiempo, aunque hay que mantenerlos lejos de la humedad (a no ser que sean de tipo hidrófugo). Se cortan, sierran y lijan con facilidad.

Cómo elegir tableros

Tableros de aglomerado: Son los predecesores de los tableros MDF. También están fabricados con serrín y aglutinante, pero en este caso el serrín es mucho más grueso. Esto hace que tengan una superficie, y sobre todo unos cantos, más ásperos y bastos. Se emplean sobre todo para partes de muebles y estructuras no vistos: traseras de armarios, fondos y laterales de cajones… Normalmente se utilizan revestidos de chapa de madera o melamina.

Cómo elegir tableros

Tableros de aglomerado melaminado: Son los tableros de aglomerado revestidos con láminas de melamina (un material derivado del PVC que imita distintos acabados: madera, mármol, lacados...). Pueden ir canteados o no, o llevar solo dos cantos rematados. Aguantan bien la humedad y la limpieza, por lo que se suelen emplear para hacer encimeras de cocina.

Cómo elegir tableros

Tableros de aglomerado rechapado: En este caso, los tableros de aglomerado están revestidos con chapas de madera natural obtenida de distintas especies. Los podemos encontrar con acabado cerezo, roble, nogal, haya, caoba… Si la chapa no está barnizada hay que aplicarle un tratamiento protector. Son una buena opción para armarios y muebles sencillos en los que queramos conseguir un efecto de madera natural, a un coste más asequible.

Tableros OSB: Los tableros de virutas orientadas o tableros OSB se utilizan normalmente en construcción. Están confeccionados con virutas de gran tamaño aglutinadas con resinas. Suelen llevar tratamientos para aguantar la humedad, ya que se emplean para construir cubiertas, forjados, etc. Tienen una alta capacidad aislante y suelen llevar los cantos machihembrados, para poderlos ensamblar en paredes y techos.

Cómo elegir tableros

Tableros hidrófugos: Son tableros de MDF, contrachapado o aglomerado que incluyen en su composición colas y resinas que repelen la humedad (colas fenólicas). Se utilizan en proyectos y reformas de exterior, en baños y cocinas y para construir muebles y estructuras en embarcaciones.

Cómo elegir tableros

Con estos tableros, tus proyectos de bricolaje, carpintería y construcción serán todo un éxito. En LEROY MERLIN encontrarás todos los materiales y formatos para dar vida a tus ideas y renovar el interior y el exterior de la casa.