Cómo elegir cajas de plástico

Las cajas de plástico son un valioso aliado para disfrutar de ese orden en casa tan necesario. En la cocina, en el cuarto infantil, en el garaje y el trastero… o en el jardín. Hay infinidad de modelos perfectos para guardar toda clase de objetos. Aquí está lo que necesitas saber sobre ellas.

Cómo elegir cajas de plástico

Cajas de plástico multiuso y apilables: una opción todoterreno

Hay muchas estancias de la casa donde puedes utilizar las cajas de plástico, porque su concepto polivalente las convierte en una solución óptima para numerosos usos. Guardar libros, juguetes, ropa bajo la cama, tus herramientas del garaje, objetos del trastero, alimentos, botes pequeños de pintura, etc. 

Cómo elegir cajas de plástico

En líneas generales, la mayoría comparten una serie de ventajas que merece la pena conocer. A excepción de la Euro Caja Azul Pro, son modelos que llevan tapa: ésta no hay que adquirirla aparte, lo que resulta muy cómodo. Su sistema de cierre puede ser de clip, y en ese caso son aptas para uso alimentario además de sus funcionales habituales. Otra de sus principales características es que son diseños apilables, es decir, perfectamente aptos para ser colocados uno encima del otro de forma segura y de esa manera crear columnas de almacenaje según necesites. O realizar composiciones modulares en el interior de armarios y estanterías, combinando diferentes tamaños. Además, las transparentes dejan ver por completo su interior para localizar de un vistazo lo que guardan. Cuando son cajas grandes, incorporan ruedas de doble giro para desplazarlas por el suelo con mayor facilidad en todas direcciones. Otro dato importante es que se limpian fácilmente y no requieren un mantenimiento especial.

Tipos de cajas de plástico para ordenación

Dentro de la numerosa oferta de cajas de plástico puedes encontrar diferentes tipos. Las podemos clasificar según los siguientes factores:

  • Aspecto o estética: según este aspecto, las cajas pueden ser transparentes u opacas. 
  • Las cajas transparentes ofrecen una transparencia elevada, de modo que son las más cómodas si necesitas ver lo que has almacenado en ellas porque su contenido es usado con frecuencia. Podrás hacerlo sin tener que destaparlas. Por ejemplo, juguetes y peluches de los niños con los que juegan casi a diario. O sus pinturas y cuentos. El plástico en el que están fabricadas ofrece un buen nivel de resistencia y la mayoría incluyen sistema de cierre en clip: el más seguro para cerciorarte de que la tapa no se abrirá al coger la caja de la zona de almacenaje donde se encuentre, por ejemplo en un estante alto. 
  • Las cajas opacas pueden ser de color negro, gris o azul, con interesantes ventajas y prestaciones. En general (aunque no en todos los casos), resultan más sólidas y resistentes que las transparentes. En este sentido, una gran novedad es el modelo Bambox, fabricada con material industrial reciclado. Irrompible y con una alta resistencia al impacto, es una caja para toda la vida con muchas posibilidades de almacenaje en casa. Por ejemplo, en una zona exterior: soporta sin problemas la intemperie. A la vez, está muy indicada para uso profesional por su nivel de resistencia. También puedes encontrar diseños que garantizan un cierre totalmente estanco gracias al recubrimiento de goma que trae su tapa, como el modelo Scuba. Piensa en él si vas a guardar en su interior un contenido sensible que requiera dicho requisito, o simplemente quieres asegurarte de que no entrarán partículas de polvo, agua y humedad. Y si se trata de almacenar alimentos, opta por las cajas de color azul en diferentes tamaños: admiten food contact y llevan un pequeño símbolo con un cuchillo y un tenedor para identificarlas.
Cómo elegir cajas de plástico

 

  • Características especiales. En este caso, nos referimos a las cajas plegables. Fabricadas en plástico de distintos colores, son superútiles porque ocupan muy poco al plegarlas, se quedan planas, parecido al tamaño de un portátil. De manera que cuando están vacías son perfectas para aprovechar espacios pequeños a la hora de guardarlas, como rincones y huecos de armarios y estanterías donde seguramente no caben las cajas normales. O para llevarlas en el maletero del coche sin que apenas abulten. Son modelos igual de resistentes y versátiles que las no plegables.
  • Utilidades específicas. Dentro de esta clasificación encontramos las cajas de plástico bajocama. Estos modelos están pensados para crear prácticas zonas de almacenaje bajo camas que lleven patas con una altura estándar de unos 20 cm. Por eso se presentan con las formas y medidas adecuadas para ser acopladas bien a estos espacios y la mayoría incorporan ruedas que facilitan su movilidad cuando están cargadas. Hay modelos que incluso llevan un pequeño depósito en la tapa donde alojar bolitas de naftalina o bolsitas para perfumar la ropa.
Cómo elegir cajas de plástico

Cajas de plástico para ordenación. Dónde usarlas y porqué

Juega con los diferentes tipos de cajas de plástico y dalas un uso específico en casa según sus cualidades. Además, ten en cuenta los siguientes factores: la mercancía que tengas pensado guardar, el mueble y habitación donde has pensado colocarlas… Y por último el lugar de la vivienda, si es en el interior o en el exterior.

  • En la cocina, el baño y al aire libre: Si tienes pensado usarlas en la cocina para guardar alimentos, elige las cajas de plástico azul con sistema de cierre en clip que admiten estar en contacto con productos alimenticios con total seguridad. Si tu idea es utilizarlas en los baños  o en las zonas al aire libre de casa, la mejor opción son las totalmente estancas porque te aseguran que no entre en ellas nada de agua ni humedad, además de soportar sin problemas la exposición de los rayos del sol, los cambios de temperatura y en general las inclemencias del tiempo. Así que úsalas sin miedo en zonas de almacenaje de la terraza o un patio, en la caseta del jardín o incluso fuera de casa, para guardar ropa y equipos, si por ejemplo vas a montar en un barco.
  • En el taller y el garaje: Estas cajas son una gran elección para tener las herramientas mucho más organizadas en el taller, o en la zona del garaje donde haces tareas de bricolaje y alguna que otra reparación doméstica. Como llevan tapa podrás cogerlas cuando lo necesites con seguridad. Elige modelos resistentes y que aguanten bastante peso, sobre todo si las herramientas y materiales que vayas a guardar son grandes. Complétalas con unas cuantas gavetas para la tornillería y material pequeño que empleas con frecuencia. Son un plus para ganar en organización. Si necesitas almacenar material especialmente pesado existen cajas de plástico de una gran resistencia, recomendadas para trabajos profesionales: vienen con medidas adaptables a las dimensiones de los palés europeos.
Cómo elegir cajas de plástico

 

  • En el trastero: Esta cajas de plástico pueden garantizarte una extraordinaria capacidad de almacenaje en él. Apiladas te ocuparán menos y podrás aprovechar toda la altura de las paredes. Combina modelos transparentes con otros opacos y estancos en el cierre, y reparte en ellos los objetos y mercancía más indicada según el tipo de caja y su resistencia.
  • Cuartos infantiles y juveniles: También son de gran ayuda para mantener en ellos el orden de una manera muy funcional y cómoda. Apuesta por cajas transparentes si quieres tener controlado su interior solo con mirarlas. Estudia bien qué medidas te interesan en función del lugar donde las vayas a poner: dentro de los armarios, en forma de columnas… o directamente en el suelo alineadas. Utilízalas también para rentabilizar al máximo los huecos de las estanterías: hay modelos que pueden deslizarse por raíles de muebles modulares.