Cómo elegir zapateros

Este tipo de mueble permite buscar y elegir el zapato que necesites fácilmente en un solo vistazo, protegerlo del polvo y mantener su forma sin rozarse con otros pares. Además de ser un elemento práctico, también aporta un valor estético al lugar donde se coloque.

Cómo elegir zapateros

¿Qué calzado vas a guardar en el zapatero?

El primer aspecto que debes tener en cuenta a la hora de comprar un zapatero es el tipo de calzado que permite guardar. Nos referimos al hecho de que el calzado plano (como zapatillas, sandalias o zapatos bajos) puede almacenarse en cualquier tipo de zapatero con independencia de su apertura. Sin embargo, el calzado alto (botas, botines, calzado guardado en cajas…) solo puede guardarse en zapateros con puertas abatibles.

También existen los zapateros mixtos, que son aquellos que están divididos en una parte abatible y otra batiente. De este modo puedes introducir todos los tipos de calzados. Es una solución multiusos muy completa.

Cómo elegir zapateros

Asimismo, hay zapateros de tela que se abren con cremallera. Son muy prácticos para tener separada la ropa de entretiempo, para usar en los cambios de armario…

Una cuestión de tamaño

Por descontado debes elegir el zapatero que se adecúe a tus necesidades de espacio. En cada modelo encontrarás un dibujo donde se especifica la capacidad de almacenaje que tiene.

Una vez hayas medido la altura, el ancho y la profundidad debes tener en cuenta el espacio que necesitas dejar delante del zapatero para abrirlo.

  • Los zapateros de puertas batientes solo requieren el espacio justo para que puedas asomarte a ver los zapatos que hay. 
  • En los abatibles debes dejar 10 cm más de la medida de la hoja de la puerta para abrirla sin obstaculizarla. 
  • Para los de cajón debes dejar la profundidad que tenga para abrirlo entero.
Cómo elegir zapateros

¿Qué estética quieres que tenga tu zapatero?

Por lo general, los muebles zapateros tienen un diseño de líneas sencillas y elegantes, pero puedes optar por diferentes estilos según el color o elegir diseños serigrafiados, que son los que cuentan con un acabado original en impresión digital, de los que también puedes encontrar diferentes diseños.

Además, hay modelos de zapateros en los que puedes elegir texturas y acabados como, por ejemplo, en mate o en brillo.

Cómo elegir zapateros

Otra parte que conforma la estética de estos muebles es el tipo de tirador. Hay un amplio abanico de posibilidades donde elegir: están los de tipo uñero, que son una solución muy sutil, ya que están integrados en el diseño de la puerta y aportan un aire moderno; los hay metálicos que son muy resistentes al uso y al desgaste; y los hay con diversas formas (rectangulares, cuadrados, redondos...). Escoge entre la amplia gama de tiradores que hay.

Le toca el turno al material de composición

El material condiciona la mayor calidad, resistencia y precio de un mueble zapatero. 

Si optas por uno de madera maciza tendrás un modelo de más alta calidad. Ofrece diferentes acabados: puede ser natural o con acabado lacado, barnizado…

Cómo elegir zapateros

¿Qué te parecería un aglomerado recubierto de PVC? Ofrece más variedad de acabados en cuanto a diferentes acabados y texturas. Destaca por su fácil limpieza y resistencia al rayado. Además, con el paso del tiempo y la acción del sol no varía su color.

La tercera alternativa es un aglomerado recubierto de melamina. La melamina es un material muy resistente y de calidad. Tiene una alta resistencia frente al desgaste y al rayado. La variedad de acabados que ofrece son tantos como variedades de maderas (nogal, roble, haya y también blanco). Son fáciles de limpiar, ya que es suficiente con un paño húmedo. Hay acabado con distintos tipos de poro y el canto de PVC, para garantizar una mayor resistencia.

También puedes optar por un mueble de finish foil. Es un tablero sobre el que se coloca una lámina de papel terminada imitando diferentes maderas sin texturas. Ofrece un acabado liso y dispone de variedad de colores.

Lo recomendado es que los zapateros de aglomerado los coloques alejados de las ventanas, para evitar que la acción de los rayos solares varíen el tono del zapatero, y de zonas de humedad por su menor resistencia. Se recomienda su limpieza ocasional.