Cómo elegir pintura de color

La pintura de color aporta personalidad y contribuye a crear ambientes, a separar espacios y a potenciar el estilo decorativo de cada estancia. Puedes encontrar una amplísima gama de colores en acabado mate y satinado, así como con propiedades específicas para cada estancia de la casa (cocina, baño, habitación infantil…).

Cómo elegir pintura de color

Sistema tintométrico. Miles de colores a tu alcance

Dentro de las pinturas de color encontrarás una amplia gama de más de 350 tonalidades distintas envasadas y listas para llevar. Además, si no encuentras la que buscas, puedes optar entre 5.000 colores de interior y 300 de fachada gracias a la tintometría. Este sistema, que utiliza un programa informático y una base de datos con miles de fórmulas de color, permite crear el color elegido en el momento a partir de colorantes mezclados con una pintura base.

Por otra parte, y con el fin de ayudar en la toma de decisiones, encontrarás colecciones personalizadas de pintura. Esto es, una selección de pinturas ya combinadas por los expertos para no fallar en la decisión.

Tipos de acabado

  • La pintura satinada refleja ligeramente la luz, es más resistente y lavable, de ahí que se recomiende para estancias de alto tránsito como pasillos y habitaciones.
  • La pintura de acabado mate disimula las imperfecciones de las paredes y los techos. No obstante absorbe más la luz y tiende a oscurecer las estancias.
  • La pintura brillante refleja totalmente la luz, de ahí su brillo. Es la que mejor se limpia de las tres, pero se usa menos debido a que deja en evidencia todas las imperfecciones. Se usa más es forma de esmalte, para lacar muebles.

Además de estos tres tipos de acabado puedes encontrar pinturas imantadas (que puedes cubrir con el color que prefieras sin que pierda sus propiedades magnéticas), pinturas pizarra en varios colores, y pinturas quitamiedos que se iluminan de color azul en la oscuridad.

La luz, natural o artificial, también influye en el color

La elección del color, además de por el gusto personal y la concordancia con el mobiliario, debe realizarse también en función de la luz, bien sea natural o artificial, de la casa.

Cómo elegir pintura de color

En estancias luminosas puedes utilizar todo tipo de tonalidades y atreverte con colores intensos, mientras que en aquellas con pocas horas de luz natural al día es aconsejable optar por colores cálidos (anaranjados, rojizos, ocres…) para conseguir una estancia más acogedora.

El LRV (de las siglas en inglés Light Reflectance Value) que encontrarás en el envase indica la luz que refleja la pintura. A mayor LRV, mayor será el efecto reflectante.

Prueba el color: antes de pintar, haz una prueba de color de la pintura escogida en un folio y observa cómo cambia la tonalidad a lo largo del día en función de la luz.

Ten en cuenta la cubrición y lavabilidad en la elección

  • Cubrición: Capacidad de una pintura para cubrir una superficie. Una pintura con mayor cubrición te ayudara a la hora de realizar la tarea ya que cuanto más cubra menos capas hay que darle. Un ejemplo de pintura con gran capacidad de cubrición son las monocapa que con una sola mano de pintura es suficiente, aunque en algunos casos el fabricante te aconseja una segunda.
  • Lavabilidad: resistencia al lavado de la pintura. Permite pasar un paño húmedo sobre las manchas eliminándolas sin quitar la pintura. Para zonas de tránsito o habitaciones infantiles.

En este sentido es aconsejable elegir pinturas lavables y resistentes a la humedad y a las manchas para la cocina, el baño y las habitaciones infantiles.

Pinturas con etiqueta Ecolabel

Elige pinturas con el sello europeo Ecolabel, esta etiqueta garantiza que contienen un bajo índice de partículas contaminantes (COV). Estas pinturas huelen menos y son más respetuosas con el medio ambiente.

La pintura saludable: la pintura fotocatalítica utiliza la luz (natural o artificial) para descomponer las partículas contaminantes y los mircoorganismos que se encuentren en el aire en sustancias inocuas. Además, destruye los malos olores y protege la pared de hongos y humedades.

¿Cómo calcular la pintura que necesitas?

Para saber la cantidad de pintura que vas a necesitar, multiplica el ancho de las paredes a pintar por su altura (restando la superficie de puertas y ventanas) y divide el resultado por el rendimiento del producto. Este último dato viene especificado en el envase de la pintura y es el número de metros cuadrados que se pueden pintar con un litro de producto. El resultado será la cantidad de litros de esa pintura que necesitas para pintar tu habitación con una mano. Multiplica por el número de capas que vayas a dar.

  • Multiplicar (alto de pared x ancho pared) de cada pared de la habitación
  • Sumar las paredes
  • Restar superficie de puertas y ventanas
Cómo elegir pintura de color