Cómo elegir pintura para piscinas

La piscina necesita ser protegida de la exposición al sol, del desgaste que provoca el continuo contacto con el agua, de agentes externos como el moho y de internos -propios de la piscina- como el cloro, entre otros productos químicos. Por todo ello, la pintura adecuada para la piscina es la de clorocaucho o a base de agua.

Cómo elegir pintura para piscinas

 

  • El proceso de preparación de la piscina para su pintado varía dependiendo de si es nueva o si se va a repintar.
  • Las claves de una buena pintura para piscina son: Tiene que ser antideslizante, impermeable al agua, resistente a los cambios climatológicos y a productos químicos como el cloro.
  • Es muy importante respetar los tiempos de secado de la pintura aunque aparentemente parezca que la superficie está seca: A poder ser durante días secos y soleados.
  • Las características de este tipo de pinturas son la resistencia al agua, al cloro y a otros productos químicos que se usan para tratar el agua de la piscina, su propiedad antideslizante e impermeabilizante.

Preparación antes de pintar

Se deben seguir ciertas precauciones previas al pintado:

  • Almacenar los envases en un lugar seco, resguardado de las heladas y de la exposición directa al sol.
  • Respetar las normas de seguridad descritas en el envase.
  • No aplicar con tiempo inestable, riesgo de lluvia ni temperaturas demasiado elevadas.

Si la piscina es nueva hay que llenarla de agua durante dos meses para que se elimine el salitre de la piscina. Pasado el tiempo recomendado se procederá a su vaciado y a su lavado con una mezcla de tres partes de agua y una de salfumán (ácido clorhídrico o ácido de sal). A continuación debe enjuagarse con abundante agua. Y dejar secar respetando el tiempo de secado (48 horas como mínimo).

Si la piscina es antigua (ya pintada) es necesario quitar totalmente la pintura anterior (con cepillo de acero) y el posible moho (con agua y lejía). Si existen desperfectos, arreglarlos antes de pintar y lijar la superficie para que la pintura pueda adherirse correctamente.

Para poder pintar una piscina es necesario limpiar y desengrasar la superficie previamente. Aplicar ácido clorhídrico (ácido de sal) para eliminar los restos de cal, de sales, pintura anterior, sarro… para que la nueva pintura se impregne mejor.

Cómo elegir pintura para piscinas

Dejar actuar el tiempo indicado en el envase y enjuagar.

Usar una espátula o cepillo de cerdas duras para retirar los restos que queden. Lijar la superficie y volver a enjuagar para dejarla totalmente limpia de polvo e imperfecciones.

Una vez que la superficie esté seca ya está preparada para proceder a su pintado.

Llega la hora de pintar

Hay dos tipos de pintura para piscinas: de clorocaucho y con base de agua.

Ambos tipos son incompatibles. Esto implica que si es una piscina ya utilizada antes y se va a repintar hay que utilizar el mismo tipo de pintura. En el caso de que desconozcas el tipo de pintura original se aconseja aplicar pintura al agua, ya que el disolvente podría estropear la superficie.

En ambos casos, se recomienda seguir las indicaciones del fabricante con respecto a su utilización. En líneas generales, no se puede aplicar a pleno sol o sobre superficies muy calientes (superior a 30 grados) ni tampoco si la superficie está mojada.

Se aconseja aplicar dos capas. Entre la primera y la segunda mano habrá que esperar un mínimo de 6 h (mirar la recomendación del fabricante).

En función del tipo de pintura habrá que seguir los siguientes pasos:

Pintura de clorocaucho (al disolvente).

La pintura indicada para aplicar en las piscinas es la de clorocaucho, que seca por evaporación. Por eso, no se debe aplicar con temperaturas superiores a 28ºC, ya que el rápido secado no facilitaría la aplicación correcta.

Cómo elegir pintura para piscinas

Esta pintura se emplea sobre los muros y pavimento de piscinas, ya sea de cemento u hormigón, que tengan impermeabilización exterior.

A la hora de aplicar el clorocaucho se hará igual que con cualquier otro tipo de pintura: Disolver la pintura con un 10% de disolvente y hacer los recortes de los bordes y esquinas con la brocha. Acto seguido, pintar con rodillo o pistola las paredes y suelo. Hay que aplicar dos capas: la segunda capa de pintura sin dilución.

El secado suele ser relativamente rápido, entre 30 y 60 minutos al tacto (no se pega) y más de 3 horas el secado total, siempre dependiendo de la información del fabricante.

Una vez pintada la piscina, es obligatorio esperar dos semanas (dependiendo del clima que haga) para proceder a su llenado de agua.

Pintura al agua.

La pintura a base de agua se caracteriza por ser impermeable al agua, pero permeable al vapor. Se recomienda no aplicar con temperaturas inferiores a 5ºC, porque la pintura perdería la mayoría de sus propiedades.

Cómo elegir pintura para piscinas

Este tipo se recomienda para piscinas sin aditivos impermeabilizantes.

Como no necesita disolventes su olor es más suave y el producto más ecológico. Además contiene aditivos que impiden la aparición de hongos, bacterias y algas.

La primera mano debe aplicarse diluida al 10-15 % con agua. Tras respetar el tiempo de secado, la segunda mano se dará tal como se presenta en el envase.

Una vez pintada la piscina, es obligatorio esperar dos semanas (dependiendo del clima que haga) para proceder a su llenado de agua.