Como elegir pinturas para madera exterior

La madera es uno de los materiales más usados en el exterior de nuestra vivienda. Lo más común es que las contraventanas, suelos de la terraza, los muebles del jardín, alrededores de las piscinas etc… estén fabricados en este material. La madera de exterior está expuesta a continuos cambios climatológicos y dependiendo de la zona geográfica, a condiciones de temperatura, agua y humedad más o menos severas.

Las claves

La pintura especial para madera de exterior microporosa, permite que la madera respire y se evapore la humedad.

Al aplicar este tipo de pintura sobre la madera, se crea una película flexible que se adapta a los movimientos de la madera, evitando así que se desconche.

Las características claves de estas pinturas son: la impermeabilidad, su función insecticida y fungicida, sin olor y de secado rápido.

Especiales para muebles: Estos productos aportan la nutrición y protección necesaria con el fin de mantenerlos el mayor tiempo posible cuidados.

Acabados brillos, mate o satinados. Elegiremos el acabado según el gusto de cada uno, pero también debemos tener en cuenta que los mates hacen que los desperfectos se vean menos pero son menos impermeables que los acabos brillantes.

Si queremos preparar el suelo, tenemos que buscar una pintura especial para ellos. Son pinturas más resistentes a golpes y ralladuras.

Consejos para aplicar la pintura para maderas de exterior

Para mantener el color de la madera en perfecto estado, debemos pintarla cada vez que veamos que empieza a perder el tono y se vuelve grisácea. Pero si se trata de una madera nueva y sin tratar y queremos pintarla, previamente debemos aplicarle un tratamiento protector.

Debemos usar pinturas especiales para maderas, ya que estas le aportan una alta protección y permiten que la madera respire para que se evapore la humedad, además de aportarle color y tapar la veta. Cuando necesitemos renovar la pintura, debemos decapar y limpiar bien la madera antes de volver a pintarla de nuevo.

Para mantener la madera de exterior en perfecto estado solo hace falta seguir unos sencillos consejos y protegerla periódicamente.

Básicamente consiste en limpiar, pintar, echar un protector y barnizar el mobiliario de madera con los productos adecuados.

Según el tipo de protección que necesite aplicaremos un tipo de tratamiento u otro, podemos elegir entre protectores de humedad, antimohos e insecticidas, protectores del color, de los rayos solares, resistentes al agua…

Antes de pintar

  • Revisa el estado de la madera. Si se trata de una madera antigua y pintada o si por el contrario es una madera nueva.
  • Si tenemos una madera sin tratar, debemos aplicarle tratamientos protectores: fungicida, insecticida, protector solar… antes de pintarla.
  • Si la madera está pintada, debemos decaparla y lijarla antes de aplicar la pintura nueva. El decapante ayuda a eliminar las capas de pintura y barniz de la madera.
  • La temporada ideal para pintar es en períodos secos y cálidos, pero en días en los que la temperatura no sea elevada.
  • La madera debe estar limpia y seca. Si se ha mojado hay que esperar a que se seque del todo.
  • Lija y cepilla la superficie. Para eliminar los restos de polvo nos ayudamos de un cepillo y un paño. Y nos aseguramos que la superficie queda lisa y limpia.
  • Tanto si la madera no ha sido tratada como si es una madera que hemos decapado y vemos que está carcomida, el siguiente paso es aplicar un producto fungicida e insecticida, como tratamiento preventivo o curativo. Además podemos aplicarle y tratamiento endurecedor, con el fin de reforzar la madera y mejorar la adherencia.
  • Tapa los agujeros que tenga con una pasta especial para maderas y aplicamos una imprimación y posteriormente volvemos a lijar la superficie.
  • Limpiamos y aplicamos la pintura.