Cómo elegir imprimaciones

Cómo elegir imprimaciones

La imprimación es una base líquida que se aplica antes de pintar para preparar la zona sobre la que vamos a trabajar. La imprimación, fondo o sellador es un recubrimiento previo que sirve de base a la pintura de acabado y se aplica para consolidar, igualar y facilitar la absorción de la pintura en todo tipo de superficies ya sean paredes, muebles, elementos estructurales de la casa. Es importante aplicar la imprimación adecuada para que los trabajos posteriores sobre esa superficie tengan un buen acabado.

IMPRIMACIONES

Aplícalas para mejorar la adherencia de la pintura de acabado

Ver productos

 

¿Por qué hay que usar imprimación?

La imprimación es el producto en estado líquido de fondo que se aplica previamente a la pintura. Ofrece varias ventajas entre las que destacan las siguientes:

  • Convierte en base sólida cualquier superficie antes de darles el acabado deseado.
  • Mejora la adherencia de la pintura o cola e iguala su absorción.
  • Sella y tapa los poros, de este modo se garantiza que la pintura final aplicada tendrá mayor durabilidad.
  • Sirve como fijador-sellador ya que fija aquellas superficies que son porosas, polvorientas, que están desconchadas o manchadas.
  • Reduce el gasto de pintura de acabado dado que una superficie con imprimación absorbe menos pintura y así evitas tener que aplicar muchas capas de pintura final. Especialmente útil en superficies muy porosas dado que la imprimación actúa como sellador y reduce el consumo de pintura.
  • Garantiza un buen acabado y uniformiza la superficie. Aplicando una imprimación la pintura final se distribuirá uniformemente dando lugar a un resultado impecable y duradero. Además, si aplicas una imprimación sobre una pared que anteriormente estaba pintada con pintura al disolvente permitirá usar pintura al agua en la siguiente mano.
  • Oculta de manera efectiva los colores previos que hubiera en la pared o superficie. Especialmente útil en superficies donde antes había un color oscuro o fuerte y ahora se quiere pintar en tono claro o suave.
  • Refuerza la protección de la superficie ante la corrosión, evitando el óxido, en superficies metálicas y ferrosas.
  • Sobre superficies de madera evita la aparición de taninos -que son los compuestos que producen las plantas y que causan las típicas manchas oscuras en las maderas-.6
  • Es un producto de rápido secado. Siempre hay que dejar secar el tiempo que indique el fabricante de la imprimación.
  • Es de fácil aplicación: basta con tener la superficie reparada –sin restos de papel pintado o cualquier otro revestimiento previo (si lo hubiera) y arregladas las imperfecciones con masilla-, limpia y aplicar con un rodillo o brocha como si de una pintura se tratara.
  • Permite el posterior esmaltado, barnizado o pintado de la superficie.
Cómo elegir imprimaciones

 

Usos recomendados en los que aplicar imprimación

La capa de imprimación se puede aplicar a todo tipo de superficies para conseguir los efectos que acabamos de destacar anteriormente. Sin embargo, existen circunstancias donde se aconseja especialmente su uso:

  • Como la imprimación sella y prepara la superficie para que la pintura agarre mejor, su uso es muy recomendable en zonas porosas y nuevas para que la superficie no chupe más pintura de la deseada cuando se proceda a pintarla posteriormente.
  • En aquellas superficies muy deterioradas que necesitan de un tratamiento para que puedan absorber la pintura homogéneamente.
  • Cuando la superficie carece de la adherencia necesaria, como es el caso de materiales muy lisos y sin poro (metal, cristal, PVC…).
  • En superficies polvorientas o blandas.
  • En aquellos materiales que requieren de una protección concreta: por oxidación, humedad…

Si la superficie tiene varias capas de pintura, se deben eliminar antes de dar la imprimación. Si solo hay una o dos, se puede endurecer con la imprimación antes del pintado.

 

¿Imprimación al agua o al disolvente?

Según la composición de la imprimación, estos productos se clasifican en imprimaciones acrílicas o sintéticas. Conoce las diferencias que hay entre ellas:

- Imprimación al agua o acrílica. Es casi inodora, respetuosa con el medio ambiente por estar compuesta más naturalmente que la sintética, fácil de aplicar y de limpiar los útiles de pintura porque para ello solo se necesita agua y jabón.

- Imprimación al disolvente. Es la imprimación sintética que obliga a limpiar los útiles de pintura con disolvente o aguarrás. Destaca por su resistencia y su alta capacidad de cubrición. Su tiempo de secado es mayor que la opción acrílica y desprende olor.

Lo recomendable es elegir la base de la imprimación del mismo tipo que la pintura que vayamos a aplicar posteriormente. Si no es posible se aconseja esperar 24 horas antes de aplicar la pintura final sobre la superficie.

Cómo elegir imprimaciones

 

Tipos de imprimaciones según la superficie donde se aplique

  • Imprimaciones para madera: ayuda a prevenir la aparición de hongos y reduce el gasto de barnices, esmaltes o pinturas de acabado. Dentro de las imprimaciones para maderas podemos encontrar específicas.

- Selladoras pigmentadas: indicadas para cubrir las manchas o irregularidades de la madera dando una capa suficiente para regularizar la superficie.

- Selladoras tapaporos: sistema no pigmentado para sellar, cerrar los poros e igualar la madera para acabados de barnices.

- Selladoras incoloras: indicada para todo tipo de madera exterior -pino, haya, roble-, excepto para las maderas exóticas. Aparte de la función selladora pueden tener otras funciones: fungicidas (evitar la formación de hongos), insecticidas (para termitas y carcomas) o bloqueador de taninos (compuestos de la madera que migran a la superficie).

  • Imprimaciones para metales  (hierro, acero…): imprimación a base de yeso que protege la superficie del óxido y aumentan la resistencia de las superficies de metal ante la corrosión. La imprimación mejora la adherencia de la pintura al metal y permite un acabado más suave.
  • Imprimación para PVC y superficie difíciles: es una imprimación específica para superficies no porosas como por ejemplo azulejos, cristal, aluminio, zinc, galvanizados, plásticos… Mejora la adherencia -ya que las superficies de plástico suelen presentar problemas de fijación- y la resistencia de la pintura. De aspecto mate, soportan bien en el exterior. Hay que limpiar y desengrasar la superficie previamente.
  • Imprimación para paredes y techos: sella bien la superficie, asegura un acabado uniforme, realza el color de la pintura, iguala desperfectos como grietas, desconchados, muescas (previamente masilladas), moho o manchas difíciles de quitar.
  • Imprimación para suelos: esta imprimación se compone de resina epoxi de alta calidad y se puede aplicar tanto en suelos de interior como de exterior, sobre todo, en aquellos que cuentan con poca absorción. Permite endurecer, proteger y alargar la durabilidad de la superficie y asegurar la adherencia.
  • Imprimación para placas de cartón yeso: si vas a recubrir la placa de cartón yeso con papel pintado es recomendable aplicar una imprimación previa ya que permite después quitar el papel sin estropear la superficie de la placa. En este caso previene la aparición de manchas de humedad.
  • Imprimación para fachadas: es una imprimación, de color gris, específica para superficies porosas como fachadas de hormigón, piedra, ladrillo… Este tipo actúa como un repelente de humedades y prepara la superficie para el posterior pintado ya que mejora la adherencia, alargando la duración y resistencia de la pintura de acabado en fondos frágiles o polvorientos. En estos casos se recomienda aplicar un fungicida en caso de que la pared tenga algas o musgos.

También existen imprimaciones para superficies de difícil adherencia como por ejemplo superficies húmedas -cocinas, baños, zonas de lavandería-. Este tipo de imprimaciones tienen propiedades aislantes y endurecedoras que combaten la condensación. Permiten una buena unión sobre cartón yeso, madera, etc.

 

¿Qué color de imprimación debes elegir?

La imprimación puede ser de diferentes colores: blanca, negra, gris, roja o de tonos verdosos. El color de la imprimación influye en el acabado final del pintado. Se debe elegir el color según la función que queremos que cumpla la imprimación, la superficie sobre la que se va a aplicar y la pintura final. Por eso hay que elegir el que más se adecúe al resultado que quieras obtener y a las condiciones en las que se va a aplicar.

Según la función de la imprimación:

  • Fijador aislante: es transparente una vez seco. 
  • Fondo de agarre: es de color blanco y cubre completamente la superficie original.
  • Imprimación antioxidante: generalmente gris o roja. Elige el que más se aproxime al color de la pintura que vas a aplicar.

Características y ventajas de cada color de imprimación:

Las imprimaciones pigmentadas con color (que no son transparentes), la capa creada por la imprimación es opaca y uniforme por lo que oculta el material de base y, por tanto, el color natural de la superficie.

  • El blanco sirve principalmente para cubrir colores claros, amarillos y azules aumentando la cubrición del color final y hacer que los colores con los que se pinte después sean mucho más vivos, luminosos, brillantes. Los detalles se verán mejor. Suele emplearse para pintar paredes interiores y muebles de madera.
  • La imprimación negra sirve para oscurecer y apagar el tono de los colores finales. Las sombras estarán más definidas y los bordes ya estarán delineados. Habitualmente usada para pintar con colores oscuros y para pintar muebles al estilo vintage.
  • La imprimación gris es un término medio entre las dos anteriores (no son ni muy oscuros ni muy luminosos) y no altera el acabado de los colores. Aporta un aire realista a los colores. Idónea para pintar paredes de interior oscuras dado que facilita la cubrición previa sin perder luminosidad.
  • Si se van a aplicar varios colores se aconseja que la imprimación sea blanca -si se van a combinar colores suaves- o gris -si los colores elegidos son intensos-, más oscura cuanto más oscuros sean los colores finales.
Cómo elegir imprimaciones

Otros aspectos a tener en cuenta al elegir la imprimación

- El poder de cubrición. En cada envase viene especificado el grado que se cubre con una capa de imprimación. A mayor poder de cubrición, el acabado será más uniforme y se necesitarán menos capas para tapar la superficie.

- El rendimiento. También lo puedes ver en el envase y permite saber cuánto cubre cada litro de imprimación. Cuanto mayor sea el rendimiento, me menos litros de imprimación serán necesarios para recubrir toda la superficie, con el consiguiente ahorro que conlleva.

- El formato. ¿Quieres que el envase de la imprimación sea en bote o en spray? El bote se suele escoger cuando se quiere imprimar superficies grandes y para ello necesitas útiles de pintar como brochas, rodillos, pinceles… que, una vez acabado el trabajo, habrá que limpiar. Por su parte, con el spray no se necesita utilizar ni ensuciar ningún utensilio suele usarse para realizar trabajos algo más pequeñas o sobre superficies que son de difícil acceso para el rodillo o la brocha.

Cómo elegir imprimaciones