Cómo elegir casonetos y guías puertas correderas

Las puertas correderas son aquellas que se abren y cierran lateralmente y se deslizan por un carril o ranura. ¿Por qué suele elegirse una puerta corredera para el interior de la casa? Las correderas cuentan con una gran ventaja respecto a las tradicionales abatibles: permiten aprovechar el espacio al máximo; ahorrar espacio dado que no necesitan contar con sitio disponible por detrás para poder abrirlas. Esta razón, de ser una solución para ganar espacio, se suma al motivo estético dado que su acabado final resulta de lo más decorativo.

Algunas de las estancias donde suelen instalarse puertas correderas son habitaciones pequeñas, despensas, baños, cocinas, vestidores o despachos y, sobre todo, estancias estrechas que no permiten optar por puertas abatibles al carecer del espacio necesario para su apertura.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

Además, las puertas correderas también se eligen porque permiten interconectar y fusionar dos espacios colindantes.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

En función del tipo de puerta corredera que desees instalar -empotrada o sobrepuesta- necesitarás unos elementos u otros para su instalación. Es el único factor que determina qué tipo de elemento se va a necesitar. En ambos casos lo que sí debes tener en cuenta es que para poder instalar una corredera necesitas contar en la pared con un espacio equivalente al ancho de la puerta.

Tipos de puertas correderas

Atendiendo al modo de instalar la puerta encontramos dos tipos de correderas: empotradas y sobrepuestas.

- Las puertas empotradas son aquellas que se introducen dentro de la pared; se deslizan por dentro del tabique en el momento de abrirlas, con lo que dejan libre el espacio de la pared. Su instalación requiere de trabajos de albañilería para acoplar el armazón necesario llamado casoneto. Para poder optar por esta elección, en la pared donde va a ir el casoneto no pueden pasar tuberías ni haber interruptores ni enchufes ni apliques de luz ni colgar cuadros. Por eso, este tipo de instalación se hacen cuando se está construyendo la casa o reformándola.

Ten en cuenta que las puertas empotradas aportan mayor aislamiento acústico que las sobrepuestas.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

- Las puertas sobrepuestas, solapadas o de superficie son aquellas que no necesitan obras de albañilería porque se deslizan sobre la pared, por delante del tabique. Esto implica que la pared queda tapada por la puerta cuando está abierta y la zona debe estar totalmente despejada para poder abrir y cerrar la puerta sin obstáculos. Para instalar este tipo de correderas no es necesario abrir el muro ni hacer cambios de enchufes o interruptores; sí que es preciso colocar una guía, que se fija en la parte superior de la pared (techo o pared), de la que suspender la puerta y las ruedas deslizantes. Con su diseño, las puertas sobrepuestas aportan un gran valor estético al conjunto de la estancia y en los últimos años son tendencia por los efectos decorativos que se pueden conseguir con su instalación.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

Con independencia del modelo de puerta corredera por el que te decantes -ya sea empotrada o sobrepuesta-, cada tipo de puerta corredera necesita un accesorio específico para su instalación. Debes atender a sus características concretas para elegir el elemento más adecuado: los casonetos o las guías son elementos imprescindibles a la hora de montar una puerta corredera en tu casa. A continuación, te contamos qué aspectos debes tener en cuenta para hacer la elección correcta.

Elemento para instalar puertas correderas empotradas: casoneto

Para instalar una puerta corredera empotrada en el muro, es necesario una guía encastrable o casoneto. El casoneto es el armazón metálico o premarco imprescindible para encastrar una puerta en la pared. Está formado por la estructura de acero, que se empotra en la pared para alojar la puerta cuando esté abierta, una guía y un bastidor con sus correspondientes rodamientos y fijaciones para abrir y cerrar la puerta. Así el resultado final es una puerta totalmente integrada y que queda oculta dentro de la pared al ser abierta.

Como hemos comentado las puertas empotradas requieren de una instalación más laboriosa donde hay que tocar la estructura del tabique y realizar obras para colocar el casoneto por lo que es una buena opción si se está construyendo la casa o reformándola, teniendo en cuenta que esa pared quedará inutilizada para poner interruptores, enchufes, colgar objetos decorativos o que pasen tuberías, etc.

ESTRUCTURA DE UN CASONETO

El armazón se encastra en la pared para acoger a la puerta

Ver casonetos

Hay varios tipos de casonetos: para elegir el adecuado a tu puerta, se debe tener en cuenta el material y el grosor del tabique, así como el espesor de la puerta y si esta lleva molduras o no. Según el material de la pared, hay casonetos específicos para paredes de ladrillo y también para paredes de cartón yeso.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

Elemento para instalar puertas correderas sobrepuestas: guía

La guía es la pieza que se coloca para sostener una puerta corredera de superficie. Es un perfil metálico que mayoritariamente se atornilla a la pared y tiene unos rodamientos en su interior que recorren todo el perfil y posibilitan la apertura y el cierre de la puerta. La guía permite colgar la puerta y que se deslice por la parte externa de la pared. Por eso, es imprescindible que la guía sea la adecuada para que esté preparada para soportar el peso de la puerta.

En algunas ocasiones -aunque minoritariamente- la guía puede ir fijada al techo, por ejemplo, si se trata de una puerta de separación quedando los raíles ocultos en el falso techo. En estos casos, la puerta adquiere un mayor protagonismo visual y estético.

Dentro de las puertas correderas sobrepuestas se puede elegir entre diferentes tipos de guías adecuadas para ellas: las que van tapadas con embellecedores; las que quedan a la vista; y las invisibles.

- Guías con embellecedor: son las guías que quedan ocultas tapadas por un listón decorativo. Ese embellecedor está disponible en varios acabados y colores para una perfecta combinación con la puerta. Estas guías valen para todos los tipos de puertas correderas. Puedes elegir entre un acabado en color blanco, roble o aluminio.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

- Guías vistas: son aquellas donde las guías quedan visibles, al aire, y forman parte de la decoración. Este tipo es compatible con puertas de madera y puertas con marco metálico, es decir, no son válidas para puertas de cristal.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

- Guías invisibles: estas guías quedan ocultas en la parte superior de la puerta; su mecanismo de guías y herrajes queda integrado en la parte superior de la puerta de modo que queda oculto tanto si la puerta está abierta como si está cerrada. Consigue crear un resultado de estilo contemporáneo y minimalista.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

- Si tienes puertas correderas de cristal, deberás incorporar un sistema de dos pinzas especiales para puertas de cristal con su correspondiente guía que tapará el sistema y le dará el toque de remate final.

Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas
Cómo elegir casonetos y guías para puertas correderas

Si ya tienes elegidos los accesorios, es el momento de que leas el siguiente contenido para conocer el proceso para colocar la puerta corredera empotrada.

Si te has decantado por una de superficie, también te mostramos el paso a paso para colocar la puerta corredera sobrepuesta con sus guías. Es una tarea muy sencilla en la que solo tendrás que retirar la puerta antigua, su premarco y embellecedores y, en su lugar, colocar la guía y ajustar la puerta.