Cómo elegir accesorios para instalar suelos de madera

Es difícil encontrar un suelo más cálido, agradable de pisar y elegante que el de madera. Una tarima, un suelo flotante o incluso el parqué no pasan de moda y su instalación es muy sencilla. Solo tienes que contar con las herramientas y accesorios adecuados

Cómo elegir accesorios para instalar suelos de madera

Según el tipo de instalación

No todos los suelos de madera se colocan de la misma forma. Básicamente puede hacerse de estas tres maneras:

  • Clavado sobre rastreles.
  • En flotante, machihembrado o con sistema de clic.
  • Pegado a la solera.

1. Colocación sobre rastreles, para madera sin tratar

El sistema de rastreles es la manera más antigua de colocar suelos de madera y es perfecto para madera sin tratar, que se va a barnizar una vez colocada.

Las lamas se clavan sobre listones de madera, colocados directamente sobre la solera. Al quedar el pavimento elevado, no es necesario colocar base antihumedad, aunque sí es aconsejable poner aislante térmico o acústico entre los rastreles.

Cómo elegir accesorios para instalar suelos de madera

Para esta forma de colocar el suelo de madera necesitarás:

  • Rastreles: realizados en madera de pino sin defectos, se colocan sobre el pavimento seco y bien nivelado. Si hay algún pequeño desnivel en la solera, se puede compensar con cuñas. Los rastreles se fijan a ésta mediante tornillos y tacos y sobre ellos se colocan las lamas en sentido perpendicular. Son ideales los rastreles de 50 x 40 mm.
  • Cuñas de madera: imprescindibles para dejar un espacio de dilatación en todo el perímetro de la habitación y, como ya has visto, para compensar pequeños desniveles bajo los rastreles.
  • Tornillos y tacos: los necesitarás para fijar los rastreles a la solera y, si es el caso, el rodapié de madera a la pared. Los tornillos deben tener suficiente longitud para atravesar el rastrel y quedar bien anclados en el suelo.
  • Taladradora y broca: para realizar los orificios en los rastreles y en la solera, donde colocarás los tacos y tornillos para fijar los rastreles. Elige una broca de widia del diámetro adecuado a los tacos que vas a poner, por ejemplo, de 8 mm.
  • Clavos, martillo y botador: las tablas de madera se colocan clavadas a los rastreles con clavos de, aproximadamente, 3 x 40 mm La cabeza de los clavos se puede hundir en la madera un poco más usando un botador y un martillo.
  • Clavadora automática: opcionalmente, el clavado de las tablas de madera a los rastreles puede hacerse con una clavadora automática. Esta herramienta reducirá el tiempo de trabajo y el esfuerzo muchísimo, especialmente en el caso de suelos de grandes dimensiones.
  • Tiralamas, taco y mazo de goma: el tiralamas es una herramienta metálica muy simple que te ayudará a encajar las lamas. La colocas sobre el lateral de la lama y golpeas sobre su lengüeta con la maza de goma interponiendo un taco de plástico. Éste, que lleva una ranura para encajar en él la lengüeta y que no se dañe la lama al golpear, suele venir incluido en los kit de montaje, junto a las cuñas y el tiralamas.
  • Lijadora y lija: una vez colocado el suelo, pásale una lija. Puedes usar la lijadora excéntrica que tengas en casa, aunque será una tarea cansada. Lo ideal sería que alquilaras una máquina de lijar (también llamada de acuchillar), que puedes conducir de pie y abarca más superficie en cada pasada.
  • Mascarilla y gafas: para llevar a cabo la tarea de lijado, siempre ponte mascarilla y, si puedes, también gafas y protección para los oídos.
  • Aspirador: retira todo el polvo, mejor con un aspirador de taller.
  • Tapaporos: puedes aplicar una mano de tapaporos para sellar la madera con el objetivo de crear una mejor superficie de agarre para el barniz. Lija suavemente cuando esté seco. Puedes sustituir el tapaporos por una primera capa de barniz diluida.
  • Barniz, rodillo y brocha: por último, aplica el barniz que hayas elegido con un rodillo; usa un alargador para poder hacerlo cómodamente de pie. El barniz puede ser mate, brillo o satinado.

2. Colocación en flotante

Se llama en flotante porque las lamas no van fijadas al suelo o a rastreles. Simplemente se encajan unas en otras mediante un sistema de clic o de lengüeta que confiere unidad a todo el pavimento. Es importante que quede bien aislado de la solera, ya que se apoya directamente sobre ella. Necesitarás estos accesorios:

  • Capa antihumedad: aunque la madera necesita cierta humedad ambiental para no resecarse demasiado, le perjudicará mucho la que pueda llegarle de la solera. Para evitarlo, coloca una capa antihumedad de polietileno que aísle el pavimento, especialmente si la solera de hormigón se ha hecho recientemente. Puedes encontrarla en rollos que cortarás fácilmente con tijeras o cúter.
  • Cinta de sellado: es el complemento de la capa antihumedad. Se trata de una cinta que te servirá para unir las secciones de las capas antihumedad. Éstas debes situarlas solapadas unos 20 cm y pegadas a lo largo con la cinta adhesiva. También puedes usarla para pegar la capa antihumedad al borde de las paredes de la habitación para reforzar el aislamiento.
  • Base aislante: se coloca sobre la capa antihumedad y bajo la tarima y tiene el objetivo de proporcionar un buen aislamiento térmico y amortiguar el ruido de las pisadas. La base aislante puedes encontrarla en forma de rollos o de placas predobladas. Coloca la base aislante en sentido perpendicular a como van a ir colocadas las lamas de tu pavimento. Existen diversas bases aislantes en función de la necesidad: aislamiento acústico, térmico, suelo radiante, base nivelante…Algunas bases incluyen además la capa antihumedad.
  • Cuñas: como en el caso de la instalación de suelos de madera, son imprescindibles las cuñas de madera o de plástico para dejar una junta de dilatación junto a la pared. Deja un hueco de entre medio y un centímetro aproximadamente en todo el perímetro de la habitación.
  • Tiralamas: para los sistemas de clic, normalmente no es necesario el uso de tiralamas: el movimiento que hay que hacer para meter unas lamas en otras hace que queden bien encajadas.
  • Clips para fijar el rodapié: estos clips se fijan a la pared con taco y tornillo y en ellos se encajan los rodapiés que ya vienen preparados para ello.
  • Adhesivo de montaje: si las paredes están muy planas y sin desperfectos, los rodapiés pueden colocarse con adhesivo de montaje, sin necesidad de taladrar la pared para atornillar.
Cómo elegir accesorios para instalar suelos de madera

3. Pegado a la solera

Consiste en fijar el pavimento de madera a la base, ya sea un antiguo suelo en buen estado, ya sea una solera de hormigón. En el caso de soleras de hormigón es aconsejable echar una capa de pasta autonivelante encima, ya que el hormigón no suele permitir acabados finos y deja pequeñas irregularidades que impiden un buen pegado. Este puede hacerse de dos maneras:

  • Con masilla adhesiva: se trata de una masilla de fijación a base de poliuretanos que, además del poder adhesivo, presenta cierta elasticidad. La encontrarás en cartucho autodispensable o para usar con pistola.

Es ideal para pegar lamas, ya que se aplica en forma de cordones paralelos, separados unos 25 cm entre sí, y en perpendicular a las lamas. Al no recibir adhesivo toda la lama, el efecto de la pisada sobre la madera es ligeramente flotante muy agradable.

  • Con cola de montaje: consiste en aplicar un adhesivo a base de polímeros en toda la solera y sobre éste colocar la madera, pegando toda su superficie. Se vierte la cola sobre el suelo (se trabaja en áreas de un metro aproximadamente), se pasa una llana dentada y sobre ella se coloca la madera. Este método es ideal para suelos de madera en forma de tablillas.
  • Cuñas, clips para rodapié: al igual que en las anteriores formas de colocación, también debes dejar una junta de dilatación con la pared cuando pegues el pavimento; para ello necesitarás cuñas. Para colocar el rodapié puedes servirte de clips o de adhesivo, que puede ser el mismo que has usado para la solera.
Cómo elegir accesorios para instalar suelos de madera

Las herramientas imprescindibles en todos los casos

Sea cual sea el sistema que has elegido para instalar tu suelo de madera, hay unas herramientas que vas a necesitar siempre:

  • La sierra circular o ingletadora: para cortar las lamas o tablillas de madera. No es aconsejable que uses una sierra caladora, ya que es difícil hacer cortes rectos con ella. Lo ideal es una sierra circular o una ingletadora con un disco bien afilado para que los cortes sean limpios.
  • Serrucho de mano y caja de ingletes: si no dispones de herramienta eléctrica, siempre puedes hacer los cortes con un serrucho de mano y una caja de ingletes de la anchura de las lamas.
  • Flexómetro: para tomar medidas y marcar los lugares de corte en las tablas. Elige un flexómetro de 5 metros.
  • Nivel de burbuja: es importante que compruebes la planeidad del suelo cada cierto tiempo según lo vas montando. También te servirá para comprobar que la solera está a nivel. Si tuviera algún desnivel, puedes echar una pasta autonivelante, que compensará las imperfecciones y te dejara la base lisa y perfecta para comenzar la instalación de tu suelo.
  • Cúter o tijeras: para cortar la base antihumedad o la capa aislante.