Cómo elegir suelo laminado

Si estás pensando en cambiar el suelo de tu casa por un suelo laminado, te contamos todo lo que necesitas saber para elegir la opción que más se adecúe a tu estilo y necesidades. Lograrás un hogar más cálido y confortable, de la forma más económica y práctica, gracias a su fácil sistema de instalación.

Los suelos laminados son una excelente alternativa a los de madera maciza o multicapa. Muy económicos y fáciles de instalar sobre el antiguo pavimento y de mantener, su acabado final imita con gran realismo a la madera natural u otros materiales. Se integran en cualquier estilo decorativo y en cualquier estancia de la casa garantizando un máximo confort y resistencia. Son fáciles de instalar, ya que todos incorporan el sistema clic, en el que las lamas van encajando entre sí por presión.

A diferencia de los suelos de madera natural, los laminados no pueden ser lijados ni pulidos. No obstante, su mantenimiento es muy básico y factible para todas las personas sin necesidad de recurrir a profesionales.

Cómo elegir suelo laminado

¿Qué es el suelo laminado y cuáles son sus características?

La elección del suelo es fundamental para crear ambientes únicos y con personalidad en tu casa.

El suelo laminado es una clase de pavimento que está fabricado con fibra de resina de alta densidad y madera prensada que ofrece un alto nivel de resistencia al desgaste y al impacto. La principal característica de los suelos laminados es la realista imitación de los diferentes tipos de madera natural en la mayoría de los casos.

Las posibilidades de decoración que ofrecen los suelos laminados son muy amplias por la variedad de especies de madera, diversidad de colores, acabados y aspectos. Esto lo convierten en uno de los suelos más demandados pudiéndose adaptar a cualquier estilo y estancia de la casa.

Todos los suelos de LEROY MERLIN están fabricados con madera certificada proveniente de bosques sostenibles. Asimismo, puedes elegir suelos con la certificación europea Ecolabel que es garantía de calidad y de respeto al medio ambiente durante todo su ciclo de vida. Los suelos con certificación Ecolabel garantizan que la madera procede de explotaciones forestales sostenibles, que durante su proceso productivo se ha empleado un bajo consumo de energía, que se ha restringido el uso de sustancias contaminantes, que garantizan bajas emisiones contaminantes, garantizando así un aire más puro en casa, y que los suelos son reciclables.

Cómo elegir suelo laminado

Ventajas de poner suelo laminado en casa

  • Es económico: los suelos laminados permiten disfrutar de la calidez de la madera con un coste muy asequible. Lo que significa que la relación calidad-precio es notable.
  • Es muy estético: están fabricados a partir de materiales derivados de la madera e imitan de forma realista diferentes tipos de madera e incluso replican el aspecto de otros materiales sin serlo. Las posibilidades de decoración y acabado final son muy variadas.
  • Aportan una sensación de confortabilidad y calidez en las estancias donde se instalan.
  • Es resistente: son muy duraderos y se clasifican según la normativa europea atendiendo a criterios de resistencia, tanto al desgaste como al impacto. Es más resistente y menos delicado que el suelo de parqué obteniendo un acabado similar. También son resistentes a la luz solar manteniendo su color pese a la incidencia de los rayos sobre él.
  • Es fácil de instalar y muy práctico: su principal ventaja radica en que para instalarlos no es necesario retirar el antiguo pavimento y, por tanto, no requiere de obras. Puede ser instalado con el sistema de clic lo que permite que su colocación sea sencilla.
  • Su mantenimiento es muy básico, ya que no hace falta acuchillarlos ni barnizarlos y cuentan con un eficiente sistema de sellado que evita que se filtre el agua. Cuentan con una capa superior de resina que facilita su limpieza.
Cómo elegir suelo laminado

Criterios de elección

1. Color

Los colores de tendencia actuales son los blancos, grises y beiges, pero hay una amplia variedad más en función del efecto que quieras otorgar a tu estancia. Si no tienes muy claro qué color seleccionar te damos unas pautas básicas sobre cada tono y así facilitarte la tarea.

- Los tonos claros, como los blancos, dan más luminosidad a los espacios modernos y naturales y aumentan la sensación de amplitud en toda la estancia.

Cómo elegir suelo laminado

 

- Los beiges dan protagonismo a la madera y combinan perfectamente con todos los estilos.

Cómo elegir suelo laminado

 

- Los grises, por ejemplo, se caracterizan por su magnetismo; encajan en cualquier ambiente y son muy prácticos. Son los más novedosos y conforman las últimas tendencias.

Cómo elegir suelo laminado

 

- Los tonos oscuros ofrecen mayor calidez, una sensación de recogimiento y un toque de distinción. Permiten disfrutar de vetas muy marcadas. Ideales para decoraciones étnicas o ambientes minimalistas.

Cómo elegir suelo laminado

 

- Los tonos más naturales recrean la madera ofreciendo un estilo más rústico y auténtico. Envuelven tu hogar con la calidez de las maderas más clásicas, como el roble, el haya o el pino.

Cómo elegir suelo laminado

- También existen suelos laminados un tanto diferentes entre los que puedes encontrar modelos que simulan madera estampada o también teñida, decapada… Su originalidad otorga una gran personalidad a las casas en las que se instalan.

Cómo elegir suelo laminado

- Y otros modelos que imitan madera de varias tonalidades. Todos estos ejemplos suelen impregnar mucho carácter a las estancias que revisten.

Cómo elegir suelo laminado

2. Suelos laminados según su uso

En función de tus necesidades y la intensidad que requieras que soporte tu nuevo suelo puedes elegir un tipo u otro. En el caso de LEROY MERLIN, según las necesidades específicas, la intensidad que deberá soportar el suelo laminado, la estancia donde se va a instalar el pavimento y el precio es posible elegir entre diferentes tipos de suelo laminado. Esta clasificación viene determinada por el grosor de las lamas, por su resistencia de uso, su realismo decorativo y el tiempo de garantía. Por lo tanto, LEROY MERLIN clasifica genéricamente los tipos de suelo en estos tipos:

  • Los suelos de uso Medio están recomendados para un uso moderado y tiene 10 años de garantía. El grosor del suelo es de 7 mm. El ejemplo más típico para este suelo es para estancias con poco uso o tráfico, como dormitorios.
  • Los suelos Forte está recomendada para un uso intenso y cuenta con 20 años de garantía. El grosor del suelo suele rondar los 7 - 8 mm. El ejemplo más típico para este suelo es para una vivienda habitada por una persona o una pareja sin niños. El realismo de la imitación de la madera es bueno.
  • Los suelos de uso Intenso es apta para uso muy intenso y ofrece 30 años de garantía. El grosor del suelo suele oscilar entre los 8 y los 12 mm. El ejemplo más típico para este suelo es familias con niños o con alguna mascota. Este suelo es válido incluso para estancias a las que se tiene acceso directo del exterior. Este tipo de suelo se puede emplear en casi toda la casa, incluida la cocina (excepto en los baños) y también puede usarse en comercios. El realismo de la imitación de la madera es excelente y llegan a confundirse con los suelos de madera maciza incluso imitando el relieve de las vetas de la madera natural.
  • Los suelos laminados Extrem se recomienda para un uso muy intenso, con mucho tránsito, muy recomendada para usar en comercios y espacios similares. Este tipo de suelo laminado es apto para colocar en toda la casa, incluso en los baños. Es el único suelo del mercado que puede instalarse sin juntas de dilatación en toda la casa. Ofrece una garantía de por vida.
Cómo elegir suelo laminado

3. Clasificación AC

Una vez tengas claro el color de tu suelo, piensa en qué estancia lo vas a colocar, quiénes la utilizan (niños, personas mayores…) y para qué (si el suelo estará expuesto al agua o las manchas...) para elegir un suelo con la resistencia adecuada.

En este sentido, los suelos laminados se diferencian en función de su dureza o resistencia al desgaste superficial o rozamiento, según la norma EN 13329. ¿Cómo entender qué dureza tiene cada suelo? La dureza viene representada por la nomenclatura AC porque proviene de la abreviatura de criterio de abrasión -es decir, resistencia a la abrasión-. Puede ser AC3, AC4, AC5, AC6: cuanto más alto sea el número que acompaña al AC más resistente es.

  • AC3. Son los suelos menos resistentes. Son muy poco demandados porque están destinados a viviendas con poco tránsito. Pueden destinarse a segundas residencias que soportan tránsito durante menos meses del año.
  • AC4. Este nivel de resistencia ya puede aconsejarse en viviendas con tránsito normal.
  • AC5. Cuenta con una resistencia intensa. Son los más demandados para domicilios particulares porque ganarán tiempo de vida al resistir un tránsito muy alto.
  • AC6. Son los suelos laminados con la mayor resistencia y dureza. Además de en viviendas, estos suelos están preparados para instalarse en tiendas y negocios.
Cómo elegir suelo laminado

4. Diseños

Para elegir tu suelo en LEROY MERLIN, tenemos más de 100 opciones distintas, además de otros diseños de marcas prestigiosas, disponibles bajo pedido.

Entre la diversidad de tipos de suelos laminados, también encontramos diferentes estilos, diseños y acabados. Como, por ejemplo, los diseños especiales que imitan otros materiales como la cerámica o baldosa hidráulica, el terrazo, el cemento, el acabado óxido, el 3D, etc. Estos diseños son ideales para los más inconformistas y atrevidos.

Cómo elegir suelo laminado

Los suelos laminados han conquistado también las cocinas y los baños, gracias a su resistencia. En estos espacios, la combinación de madera y piedra natural logra crear ambientes cálidos y acogedores.

Otra de las tendencias en auge es el gusto por lo artesanal. Las nuevas tecnologías permiten fabricar suelos con formatos y acabados que recrean aspectos de naturalidad y desgaste y parecen hechos a mano.

También podemos distinguir entre diferentes clases de suelos laminados según si su acabado final es brillante o un acabado en mate. En este sentido, los brillantes son más vivos, reflejan la luz y, por tanto, amplían visualmente la estancia y has de mantenerlos siempre limpios; mientras que los mates resultan algo más apagados, pero son más sufridos y requieren de un menor mantenimiento.

¿Liso o con algo de relieve? Puedes elegir la textura que mejor se adapte a tus gustos.

Cómo elegir suelo laminado

5. Otros aspectos que debes tener en cuenta

Los suelos laminados incorporan distintas prestaciones pensadas para cubrir los diferentes usos y necesidades especiales y para facilitar su instalación y mantenimiento. Estos atributos extras son:

- Grosor de la lama: característica que aporta al suelo robustez, un clic más duradero y un mejor comportamiento acústico a la pisada. A mayor grosor, mayor robustez del conjunto general. En líneas generales, el grosor de 6 y 7 mm se recomienda para dormitorios en los que se da un uso moderado; las lamas de 8 a 10 mm se recomiendan para un uso intenso; y las de 12 mm ya se pueden emplear para usos muy intensos y en cualquier estancia de la casa.

- Antibacteriano: es un tratamiento especial que evita el crecimiento de bacterias en el suelo transmitidas por zapatos, animales, etc., proporcionando la tranquilidad de un entorno sano.

- Antiestático: este tratamiento evita las molestas descargas de electricidad estática y reduce la acumulación de polvo y pelusa en el suelo.

- Instalación en clic: todos los suelos laminados de LEROY MERLIN se instalan en clic, de forma rápida y sencilla. Se trata de un sistema de colocación muy simple en el que las lamas vienen machihembradas para encajar entre sí solo ejerciendo presión; sin necesidad de colas ni adhesivos. Algunos suelos laminados de LEROY MERLIN cuentan con el sistema de instalación clic fácil: que es aún más sencillo y que permite ahorrar hasta un 40% del tiempo empleado en su instalación.

- Antirayado: aporta una resistencia extra al rayado causado por el arrastre de muebles, deslizamiento de ruedas de sillas, etc.

- Antideslizante: esta característica es recomendada si se va a instalar el suelo laminado en un baño. Esta protección evita los resbalones provocados por la humedad y el agua.

- Tamaño de lama XXL: elegir formatos de lamas grandes es una tendencia decorativa en auge. Son muy usadas para dar mayor sensación de profundidad y amplitud y para convertir el suelo en más espectacular estéticamente hablando. Este tipo de formato extragrande, con medidas de 180 cm de largo x 25 de ancho, suele escogerse para espacios amplios como salones o comedores y espacios diáfanos en los que se unen varias estancias como, por ejemplo, el salón y la cocina. En estancias pequeñas puede no merecer la pena elegir lamas XXL porque no van a lucir ni sacar provecho del efecto deseado. El suelo laminado XXL está disponible en el modelo Extrem.

- Con o sin biseles: el suelo laminado puede tener biseles. Los biseles son hendiduras o cortes oblicuos en el borde de la lama que delimitan el perímetro de cada pieza. Este aspecto es una cuestión meramente estética. Las opciones disponibles son: sin bisel (no se apreciará separación entre unas lamas y otras y se consigue un efecto de continuidad y homogeneidad) o biselado (ideal para acabados rústicos o envejecidos), en cuyo caso se puede elegir entre 2 biseles o 4. Cuando se escoge un suelo de 2 biseles se recomienda disponer las lamas en sentido paralelo a la luz natural que entra en la habitación, así el sol le otorgará un cierto relieve. La alternativa de 4 biseles es la que más fielmente imita los originales suelos de parqué de madera maciza y el relieve que se genera con la entrada de luz sola es aún mayor, por los 4 laterales.

Para aclarar cualquier duda que pueda quedarte, te facilitamos este vídeo en el que se desglosan las claves para elegir tu suelo laminado.

Cómo elegir suelo laminado

Complementos para el suelo laminado

Una vez hayas elegido el modelo de suelo, ten en cuenta que debes poner también algunos complementos, necesarios para lograr una correcta instalación y un acabado perfecto. Estos elementos complementarios son:

- Rodapié: sirve para tapar la junta de dilatación entre el suelo y la pared.

- Perfil de desnivel: se coloca cuando es necesario salvar diferencias de altura entre dos suelos.

- Perfil de transición: sirve para unir diferentes tramos de suelo entre habitaciones o cuando se necesita dejar juntas de dilatación.

- Mamperlán: perfil especial en forma de “L” para colocar en los bordes o cantos de las escaleras.

Cualquiera de estos accesorios los puedes elegir para atornillarlos o para pegarlos mediante adhesivos según tus gustos y necesidades.

- Base aislante: tan importante como elegir el suelo es escoger una buena base aislante sobre la que instalarlo. Ten en cuenta los siguientes criterios para elegir la base aislante que mejor se adapte a tus necesidades:

- Aislamiento acústico contra pasos. En los suelos laminados, las pisadas suelen ocasionar ruidos denominados eco de pasos. Este sonido depende de la base aislante sobre la que se instala el suelo. Una buena base será capaz de absorber este eco y reducirlo a la mitad de su nivel acústico.

- Aislamiento acústico en estancias inferiores. Al igual que en el caso del aislamiento acústico contra pasos, al caminar sobre un suelo laminado o de madera, se produce un efecto parecido en las estancias inferiores. Usando una base adecuada se puede reducir este molesto efecto.

- Nivelación de irregularidades en el suelo. Para evitar que queden huecos entre el suelo y la superficie sobre la que se instala, se recomienda usar una base que sea capaz de salvar al menos hasta 4 mm de irregularidades aisladas.

- Protección frente a la humedad. Los suelos laminados y de madera son muy sensibles a la humedad. Por eso, disponer de una buena base puede evitar que el suelo resulte dañado y mejore su rendimiento en zonas de gran humedad. El grosor mínimo recomendado para zonas poco húmedas y con escasa variación de la humedad es de 0,2 mm.

Antes de instalar un suelo laminado

Los suelos laminados son muy fáciles de instalar, lo puedes hacer tú mismo, y mantener como el primer día con tan solo unos cuidados básicos. El suelo laminado lo puedes colocar sobre cualquier tipo de superficie: los únicos requisitos son que el pavimento debe estar limpio, seco y plano para recibir el laminado. Si hay humedades previas debes subsanarlas antes de colocar el nuevo suelo.

INSTALA TU SUELO LAMINADO

Conoce el proceso al completo para que te resulte fácil

Ver el paso a paso

Si es posible despeja toda la estancia retirando los muebles para trabajar mejor y de forma más eficiente y rápida.

Antes de ponerte manos a la obra debes saber que tienes que dejar, en la estancia donde se vayan a colocar, los paquetes cerrados de suelo 48 horas antes de su instalación para que el material se vaya aclimatando a las condiciones ambientales de temperatura y humedad de la habitación. No pegues los paquetes a las paredes; deja una separación de medio metro como mínimo.

Para conocer todo el proceso completo de cómo instalar suelo laminado te dejamos este contenido que te resultará de lo más útil.

LO HACEMOS POR TI

LEROY MERLIN se puede ocupar de la instalación de tu suelo laminado

Ver condiciones del servicio

Una vez hechos los preparativos necesarios, tendrás que poner primero la base aislante -en perpendicular a la orientación del suelo-, dejar el hueco para la junta de dilatación, y luego, instalar las lamas. En este punto, debes elegir el tipo de colocación que quieres para tu nuevo suelo laminado: puede ser recto -es la forma habitual y más sencilla porque se colocan una lama tras otra en filas- o dos lamas contiguas… Tú eliges el diseño final que quieres que tenga tu suelo.

Cuidados y mantenimiento del suelo laminado

Mantener los suelos laminados en buen estado es una tarea sencilla. Para un correcto mantenimiento, debemos utilizar regularmente una mopa o aspirador. Para una limpieza más a fondo, lo recomendable es utilizar productos neutros específicos para su conservación. Pero recuerda que la superficie debe estar completamente limpia antes de aplicar cualquier producto. Y siempre que limpies el suelo laminado con cualquier producto líquido -ya sea agua, vinagre o un producto específico para maderas y para este tipo de suelos- debes tener en cuenta que la fregona debe estar solo humedecida y muy bien escurrida para no dañar la superficie a largo plazo.

Una de las premisas básicas es que no utilices productos abrasivos para limpiar el suelo laminado. Con aspiración y el paso de una mopa humedecida con agua o producto de limpieza es suficiente.

Y debes recordar que los suelos laminados no pueden ser lijados ni pulidos.

Si quieres conocer más detalles sobre el mantenimiento e incluso la reparación de pequeños desperfectos, arañazos o recuperar el brillo de tu suelo laminado, te recomendamos que leas este consejo sobre cómo reparar tu suelo laminado.

Cómo elegir suelo laminado